DSC_0246

Mother should I build The Wall?

(Pinche)

Escribir para que les guste a todos? Escribir para mí? Escribir para alguien en especial? Para el libro? Para el blog?
Es todo mentira.
Escribo porque es inevitable. Escribo porque es imposible no escribir. Escribo para derribar esta pared.
Me gustaría explicarme.
Yo jamás hablo específicamente de amor. Saben por qué? Porque hablo de amor todo el tiempo, porque todo, absolutamente todo, tiene que ver con el amor. Otra cosa inevitable, inevitable como la muerte es el amor.

Mi papá estaba obsesionado con la película The Wall. La ponía para mirarla o como quien pone TN de fondo para tener la hora y los grados a mano antes de salir. Me he tirado en la cama a no entender sus escenas, su música, su realidad. Me impresioné durante años con la sangre y el dolor detrás de The Wall.
Luego entendí que esa era su manera de decirme algo. Esa era su manera de comunicarse como solo lo saben hacer los niños, los borrachos, los locos… todo eso que era él.
Así fue que él, a mis 6 años, me habló de la pared por primera vez.
Años después y un poco por casualidad, conocería Neon Genesis Evangelion y su concepto del AT field o campo AT, sin terminar de entender el concepto hasta ver a Roger Waters en vivo explicar con canciones lo que en realidad significa la pared.
Lo pensaron alguna vez? Lean la letra de esta canción que les dejé arriba. Es magnífica, es un perfecto resumen de la maravilla que hacen nuestros padres por nosotros mientras nos cuidan, protegen y enseñan.
Es una genialidad, es una hermosa manera de mostrar como nos encerramos, nos bloqueamos, nos alejamos de los demás, cómo desde pequeños nos enseñan a construir el muro más alto alrededor nuestro, permaneciendo adentro, a salvo de todo amor.
Nuestros muros mentales son altísimos, los contruímos y alimentamos todos los días, con el libro aquél que todos han leído y todos recitan sin nadie saber cómo se ve.
Aquí hemos decidido que ese libro no existe. Jamás fue escrito, jamás nos lo han dado, jamás nos han enseñado a leerlo. Aquí solo tenemos ojos para vernos, manos para tocarnos, corazón para sentirnos.
Todos los días estamos muriendo un poco más, esperando para empezar nuestra vida, midiendo nuestros progresos, espiando al de al lado, esperando aprobación. Todo eso porque el maldito muro está hecho de ladrillos de ese maldito libro que todos leyeron, que todos se aprendieron, pero que nadie jamás vio.

Años después de escuchar esas canciones, ver esas imágenes, buscarles sentido y pensarlas sin cesar… tengo la pared adelante. No lo pude evitar. Pensar que siempre quise ser diferente, escaparle a lo inexorable, terminé por construirla al igual que todos los demás.
Cuento los ladrillos con las manos, trato de reconocerlos. Quién construyó esta maldita pared? Quién me alcanzó los ladrillos? Quién me secó la frente mientras encimaba unos con otros, quién disfrutó verla crecer?
Quién dijo cómo teníamos que ser? A quién debíamos amar? Cómo deberíamos vernos por fuera? Qué deberíamos sentir por dentro? A qué nos deberíamos dedicar?
Quién nos enseñó a callarnos y tragar?
Quién nos enseñó a fingir?
Alguien que nos amaba? O alguien que nos quería gobernar?

No acepto esta pared. Esta pared no soy yo. No quiero que vos estés de ese lado y yo de este otro. No quiero pensar que vos pensas que yo pienso que quizás vos pensas que creo que lo que hacés está mal. No quiero que creas que yo pienso porque una vez te pareció por algo que creiste ver esa vez que alguien te comentó que quizás yo pensaba que vos me habías dado la impresión de que lo que hago está mal. No quiero que te importe lo que hago, cómo lo hago ni por qué. No juguemos este tonto juego, no nos dejemos ganar.
Que se queden con sus libros, nosotros tendremos palabras.
Que se queden con los castillos, nosotros tendremos parques.
Que se queden con nuestra música porque nosotros vamos a crear.
Quiero sentirte, quiero mirarte, quiero leerte.
Quiero sentir de verdad.
Quiero dejar de salvarme, de esconderme.
Quiero que despertemos todos, que dejemos de jugar los juegos de los demás, quiero que de una vez por todas y para siempre, decidamos derribar.

Que cada uno de ustedes sea sí mismo, y en mi espejo se me devuelva una imagen cada vez más parecida a la que supe inventar; y en el cielo, un loco se ría por haberme enseñado a su manera loca y retorcida, que el juego que uno inventa es el único que vale la pena jugar.
Y entonces caerán los ladrillos, y me encontraré con sus ojos, ustedes verán los míos, y podremos volver a empezar.

Tear down the wall.

4 comentarios en “Mother should I build The Wall?

  1. Bienvenido, Hijo Mío,
    Bienvenido A La Máquina.
    ¿que Soñaste?
    Es Igual, Ya Te Dijimos Lo Que Soñar
    Soñaste Con Una Gran Estrella;
    él Tocaba Una Guitarra Miserable
    Comía Siempre En El Steak Bar.
    Le Encantaba Conducir Su Jaguar
    Así Que Bienvenido A La Máquina.

  2. Haciendo tic tac con los momentos que componen un día monótono
    Desperdicias y consumes las horas de un modo desconsiderado
    Dando vueltas en un pedazo de tierra en tu ciudad
    Esperando por alguien o algo que te muestre el camino…
    …Y tú corres y corres para alcanzar al sol, pero se está poniendo
    Y girando velozmente para de nuevo elevarse por detrás de ti
    El sol es el mismo de modo relativo, pero tú eres más viejo
    Con aliento más corto y un día más cerca de la muerte…Time

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.