IMG_2995

Matar a la azafata

Mientras el mundo está en llamas, mi leoncito se ríe.
Este pequeño japonés, el rubio risueño más hermoso que pude soñar, me recuerda que hay algo más que pandemia, encierro, prohibición, ruina, pérdida de trabajo, sueños truncados y angustia.
Es por él que elijo desintoxicarme de todo lo que nos rodea. Es por darle una mejor versión de mí misma: una versión que no llore todo el día, que no  esté enojada, decepcionada, triste y abatida por haber perdido. Quiero que tenga una mamá felíz, divertida, que se ría con él y lo acompañe contenta de ser quién es. Orgullosa.
Hace más de 10 años que escribo para ustedes, siempre mi objetivo fue unir. Siempre desde un costado divertido; a veces con una inevitable nube negra en la cabeza, a veces desde el enojo, pero siempre intentando construir una historia que nos sumara, que nos hiciera sentir parte de algo único, especial y diferente; algo que no fuera metal y plástico, que no fuera 22 minutos de oxígeno, balsa de dos carriles ni delantal rojo. Lo que creamos, fue más que todo aquello que nos representaba como marca, y permanecerá allí, cuando la marca se haya retirado.
Hoy, sin darme más explicación, me obligan a matar a la azafata. Las opciones que se me presentan son matarla o dejarla morir. Me quedo sin aire ante tal propuesta, porque esa mujer que me están haciendo matar, fue quien me hizo más feliz. Y no es una cuestión económica, no es una felicidad basada en detalles glamourosos ni en viajes por el mundo, es la felicidad de saber que estás en el lugar indicado para tu espíritu inquieto, inconformable e irremediable, y que alrededor tuyo, todos son unos deformes como vos. Todo aquél que describa nuestra profesión con beneficios, probablemente no la haya comprendido jamás. Esa chica que tengo que matar, lleva dormidos apenas unos días en los últimos años; ha sabido hacer familia en el tubo por haber arriesgado la suya, junto con un millón de cosas más que con gusto sacrificaría mil veces de nuevo, aún con el diario del lunes. Arriba del avión se han creado los lazos más extravagantes, impensados y necesarios que jamás pudieran imaginarse. La vida vivida en estos largos años, dejan la sensación de que todo lo que vendrá le quedará chiquito, triste, gris a la persona que seremos a partir de hoy. Hemos permitido que nos convencieran de que alguien hizo algo terrible. Desde ese momento los colegas se insultan y los amigos se desprecian mientras los aviones se llenan de polvo estacionados en silencio, mirándonos pelear. Mientras vuelan agravios en todas las direcciones, me resulta imperante decir lo que vi. YO VI COMO TODOS SE PUSIERON DE PIE. YO ESTABA AHÍ,    PRESENTE, CUANDO TODOS DIJIMOS QUE SI. Al parecer, nadie se dio cuenta de que estábamos diciendo que sí. Al parecer, nadie nos escuchó. Por eso los abrazo y no los agravio, porque los que agravian también han perdido lo más maravilloso que tenían, su felicidad.
Es terrible ser tan manipulados que ya no se vea ni lo que se tiene adelante. Es terrible llegar a tal grado de confusión, después de 90 días, que se pierda la capacidad de sorpresa por completo. Quién lo dijo, quién fue, quién sos vos, de qué lado estás, cuáles son los lados, explíquenme, no sé donde pararme, yo solo sé que no quiero tener que hacerlo. No quiero. No quiero matar a la azafata.  Esa chica que está ahí, parpadeando por última vez con sus pestañas largas, ya sin sonrisa, con sus zapatos altos, tiene un secreto que ya jamás va a poder contar. Esa chica, me dio más felicidad en 10 años que todas las personas del mundo juntas en el resto de mi vida. Esa chica es el motivo por el que estaré triste por las próximas décadas, porque matarla no estaba en mis planes, y sigo sin entender por qué debo hacerlo. Pero lo hago, porque en casa me está esperando alguien que necesita que siga adelante y abandone la nostalgia, los malos entendidos, la psicosis, la manipulación. En casa hay chances de recomponer un personaje que se parezca un poco a la que era antes de poner un pie arriba del avión. Así que acepto esas chances, y abrazo a quienes han sabido contenerme y resistir, de manera honorablemente estoica, mientras asistíamos a nuestros propios funerales.
Salgo del aeropuerto con sangre en las manos rumbo a mi nueva vida y un Sierra Juliet abatido ni siquiera se despide de mí… una doble C se distingue en su cola; ambos miramos el suelo y entendemos, cuánto nos hemos dejado engañar. Hemos caído una y otra vez en los engaños de uno y de otro, aún cuando juramos no caer nunca más. No hay enojo, no hay arrepentimiento, no hay odio. Hay solo agradecimiento por haber podido desempeñar con orgullo, amor y total dedicación, el que es, a mis ojos, el mejor trabajo del mundo.
Abrazo a mis compañeros, más de 10 años después de la vez que les escribí por primera vez, y les prometo que seguiré escribiendo desde donde pueda y con lo que recuerde, para honrarlos para siempre.

Pd: los quiero mucho. Gracias. Fuerza. El tripulante siempre puede un poco más❤️

25 comentarios en “Matar a la azafata

  1. Les mando un abrazo enorme a los tres, es todo muy triste. Creería que no nos estamos matando, siempre algo de lo que fuimos, va a sobrevivir. Es la tercera vez que paso por ésto, ésta vez, me agarra muy cansado. Puertas en automático, cross check, y reportar. C. A.

  2. Esto también pasará. Quiero creer que es todo parte de presiones, pugnas, intereses, y que cuando se calmen las aguas de esta anormalidad mundial van a volver a volar. No queremos quedarnos solos, ni siquiera siendo los supuestos “beneficiados”, aunque quieran enfrentarnos y hacerles creer que podríamos estar festejando. Estamos todos abrazados con uds. apoyándolos, con la misma complicidad de siempre. De este lado vimos bajarse la persiana más de una vez… y sobrevivimos. No está muerto quien pelea. Mucha fuerza!

  3. Termino de leer con un nudo en la garganta. Siempre me sentí feliz sobre un avión. Gracias por todo lo que dieron y por lo que darán, porque ojalá esto no termine acá. En un momento así es difícil pensar en el futuro, incluso en el inmediato. El refugio son los afectos. Mi solidaridad con vos y tus compañeros. Todo pasa y todo queda… Te abrazo fuerte.

  4. Abrazo a la distancia. Gracias a tu blog primero y las redes despues aprendi a respetarlos y valorarlos mas como tripulantes. Tristeza no volver a volar con Uds. Fuerza. Seguire en espera de nuevos posteos.

  5. Te entiendo completamente, todavia no han dado el tiro de gracia en PY, pero es solo cuestion de tiempo, es tiempo de usar todo lo aprendido para empezar algo nuevo, Exitos!

  6. La piel erizada como en cada uno de tus posts. Fuerza, esa azafata va a volver a servir café, no será en el sierra Juliet sin el CC, pero será en alguno de sus hermanos que seguirán siendo LV. Un gran abrazo, te quiero sin conocerte!

  7. Todavía recuerdo el día que falté al trabajo mintiendo por un dolor de panza y me la pasé leyendo el recién descubierto FBO. Quedé atrapado en el primer momento.
    Por temas de la vida, como te habré contado en algún momento, mi actividad laboral me vinculaba por fuerita a LanAR. Mi emoción era mucha, porque por fin dejaba de hacer las tareas de mi profesión para unos clientes aburridisimos y podía pasarme el día leyendo sobre aviones.
    Disfrutaba tanto cada entrada nueva como cada vez que subía a un taxi para ir a AEP a que un 4M me llevará de visita a mi familia. Recuerdo poner Death de White Lies en cada despegue, solo porque arrancaba con la frase “I love the feeling when we lift off, watching the world so small below” (pinche aquí para escuchar https://www.youtube.com/watch?v=LTh9IuSTOY0).
    Viajes tristes, viajes felices, siempre con un granito de ansiedad.
    También recuerdo el día que hacía fila como un campeón en NQN, para ver cómo posteabas una foto desde el avión, ¡no lo podía creer!. Finalmente iba a tener el honor de volar con la mismísima V., aquella de tantos entradas, y la posibilidad de ser pasajero de alguna anécdota que luego sería escrita en este blog. Y encima que cierre con una hermosa cagada a pedos a todos los que se habían parado a buscar su carry on, en cuanto el avión salió de la pista, sin llegar a la posición final.
    Los años pasaron, los trabajos cambiaron, mudanzas ocurrieron.
    Y luego, toparme con esta noticia y sentir de golpe que un pasado al que recuerdo con nostalgia dejó de existir. Y esa sensación horrenda de saber que un montón se quedó sin la posibilidad de vivir de lo que amaba.

    Si hay algo que disfruto con esto de la internet, era leer, escuchar o mirar gente que hablará de lo que hacía con pasión, y vos V., eras uno de los mejores ejemplos.

    Gracias por tanto, perdón por tan poco.

  8. Vicka, te quiero, cada palabra tuya es la representación de lo que siento…. de lo que sentimos todos en esta gran familia con alas….
    Sabes algo? No vas a poder matarla…. esa azafata es inmortal, es tu esencia, es tu alma, sos vos, soy yo… y nos va acompañar siempre estemos donde estemos…
    Yo también tengo una Leoncita que ruge por una mamá feliz, y te juro que vamos a hacer lo imposible para que la tengan.
    Estamos juntxs!
    ❤️✈️

  9. Me movilizo tu nota..
    Esto tiene q pasar…reactivarse…es lo q. Sigo soñando en marzo conseguí mi licencia luego de estudiar para TCP… … No llegue abuscar trabajo a Bs As .. .todo en stand by…un abrazo y fuerza….

  10. Cada una de tus palabras resuenan en mi como propias . Pase’ dos veces x la misma situación.Volver a empezar ,Y hoy apesar de no estar en la misma ,siento el desconcierto tristeza e insertidumbre por lo que vendrá, la verdad deseo que nos encuentre un nuevo comienzo , una nueva ilusión y que juntos o cruzándonos por los cielos sigamos haciendo de nuestro trabajo .. nuestro lugar.. nuestra forma de vida que aveces solo nosotros podemos entenderla , amarla y padecerla a la vez.
    Fuerza y esperanza!!! Abrazo sincero.

  11. Hermosa y triste historia!! Ojala nunca tengas q matar a la azafata que te hizo tan feliz
    Siempre habra otros cielos… otros vuelos… y una tripulacion que pueda acogerte y formar un gran equipo.
    Fuerza!

  12. Vika!!! Hace dos años y medio tuve la suerte y el destino de que estuvieras en mi primer vuelo, haciendo de el algo inolvidable.
    Hiciste todo lo posible para que no fuera un simple día más, tratando de conseguir globos, haciéndome carteles, hablando con los chicos de igr y sin duda lo conseguiste. Una genia por donde se te mire.
    Te abrazo a la distancia y sin duda sos alguien súper importante en mi corta vida aeronáutica.

    Beso enorme

  13. Animo chicos , estoy segura que esto se va a arreglar, estamos pasando unos momentos que yo con 79 años no recuerdo nada igual y eso que este nuestro hermoso Pais ha tenido epocas terribles.Pero todo pasa,no pierdan las esperanzas, sigan juntos y ya veran que de alguna forma todo se va a solucionar.Un fuerte abrazo para todos.y besos para vos TANIA..
    o

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.